Descripción de imagen
  • Descripción de imagen
  • Rocha
  • Uruguay
Inauguración: 5 de agosto.

Espacio joven: Del viejo solar de los Antuñano

20-07-2018 | 11:07:16 AM

Tamaño de Fuente Tamaño de Fuente Tamaño de Fuente Imprimir
Solar

El próximo domingo 5 de agosto será la inauguración de un nuevo escenario para el desarrollo cultural de la ciudad: el Espacio Arte y Cultura Joven.

 

El mismo se basa en la recuperación para su acervo edilicio y arquitectónico del Padrón 882 de la manzana 76 donde existían - en franco proceso de deterioro - dos construcciones. Ambas representan diferentes períodos del proceso de población de la entonces Villa de Rocha.

 

Dichos espacios a menos de cien metros de la Plaza central, resultaron de los primeros en ser adjudicados en nombre de la Corona para solar de vivienda de los pobladores iniciales de la Villa. En dicho reparto los solares en cuestión les correspondieron a las familias Presa y Antuñano.

En fecha muy temprana del siglo XIX, se construyó inicialmente una típica construcción baja,

a dos aguas , con sus clásicas ventanas de reja entera y techo de paja , que luego fue sustituida por tejas.

La misma ocupaba parte de los 43 mts. de la propiedad que daba a la antigua callejuela “Polonio”, cuyo destino fue el de vivienda.

Bastante tiempo después, cuando títulos y derechos fueron adquiriendo mayor formalidad, se levantó la casa esquinera, con entrada por los escasos metros de frente que el terreno ofrecía por la antigua calle Santa Teresa(hoy 19de abril).

Aproximadamente sobre 1870, dicha construcción respondía a los usos de entonces: casa alta, de azotea, con abundantes y amplias aberturas con arcos y rejas hacia el exterior; una planta en forma de “ele” y una fachada simple de rojos ladrillos sin revoques. Tiempo después, como era costumbre en las casas ubicadas en el Centro, sus fachadas sufrieron modificaciones, mejorando su aspecto con revoques y determinados ornamentos en vanos, cornisas, pretiles y balcones.

En este caso su destino era el de un local comercial en la esquina y su correspondiente casa - habitación.

 

La Villa , en procura de dejar atrás los duros años de la Guerra Grande y sus posteriores penurias, aumentaba la población, y con ella su infraestructura edilicia.

Frente a la propiedad que hoy nos ocupa, en la manzana 89, aparecía la regia residencia en altos con local comercial de la familia Saldain.

La conjunción de los esfuerzos de las familias ligures emparentadas entre sí, como los Agresta, Fraguglia, Lovisetto y Luciani, imponían a esa esquina rochense una intensa actividad económica y social.

Años después la vieja Fonda de los Fraguglia derivada luego en Confitería, Salón de Bailes y Café, serían una referencia ineludible para las actividades sociales de entonces.

Otro factor dinamizador de la zona, fue la concreción del “Coliseo de La Porvenir” sobre la Plaza, a comienzos de los años 10, coincidiendo con la llegada de la Luz Eléctrica.

A partir de allí, el movimiento social y cultural se acrecentó notablemente en ese primer tramo de la callejuela Polonio.

Ello fue potenciado con el magnífico edificio del Banco República, construido en el año 1916 en la esquina de la contigua manzana 88 .

Por esos años la citada manzana 76 ya lucía bastante poblada.

En la esquina Nordeste de la misma, sobre la calle Paloma (hoy Gral Artigas), aparecía una gran casona perteneciente a la familia Graña, que sirvió de sede - entre otras cosas- a los primeros años del Liceo Departamental, además de la residencia de su primera Directora Cora Vigliola. En los pujantes años 10, se concreta el revolucionario y ecléctico proyecto de la casa de Eduardo Caballero(hoy sede del Partido Nacional); a todo esto ya existía la preciosa residencia de don Antonio Cola (hoy Difusora Rochense) y el Hotel Arrarte (1908).

 

Nuevos aires soplaban para las calles céntricas de Rocha. No obstante la vieja esquina de Polonio y Santa Teresa, que hoy nos ocupa especialmente, permanecía en manos de viejos vecinos sin encontrar un destino mejor.

Varios propietarios vinieron en haras de otras tantas sucesiones, para pasar a otras manos a principio de los años 50. De todos modos no hubieron planes para mitigar en algo el paso del tiempo por tan viejas estructuras. Ni siquiera resultó el efecto contagio cuando pocos años después, Don Antonio Fraguglia transformaba el viejo local del frente en el modernísimo “Confiteria y Hotel Fraguglia”.

Apenas la intención fue obtener de allí alguna renta ,mientras se esperaba el golpe de suerte que contemplara las ansias meramente especulativas de sus poseedores.

 

De este triste sueño, lo saca el impulso cultural de la Intendencia Dep. de Rocha para dar forma y contenido a este Espacio de Arte y Cultura Joven.

Lugares como estos, que están en las mejores tradiciones de los rochenses, bien lo merecían y por lo tanto hay en este julio, un especial motivo de regocijo , beneplácito y alegría.